sábado, 8 de febrero de 2014

Adiós, Philip Seymour Hoffman


Llevaba días queriendo hablar de esto, pero no sabía muy bien cómo.

El pasado 2 de Febrero, mientras muchos medios españoles seguían haciéndose eco del triste fallecimiento de Luis Aragonés, a miles de kilómetros de distancia tenía lugar otra muerte. El cuerpo de Philip Seymour Hoffman era encontrado sin vida en su apartamento de Nueva York.

Al principio me costó dar la noticia por buena, y creo que no era el único. No solo porque se tratase de uno de mis intérpretes favoritos, sino también porque en muchos lugares se daba el anuncio siempre acompañado de la coletilla "según el Wall Street Journal", como si no fuera para ellos una fuente demasiado confiable. El caso es que, existieran dudas o no, la noticia se acabó confirmando, y otra tesis empezó a ganar cuerpo. Sobredosis de heroína.

El actor, limpio durante años, al parecer sufrió una recaída que lo llevó a tratar de rehabilitarse de nuevo, cosa que desgraciadamente no pudo lograr. Varios telediarios se aferraban a esa posible causa para dirigir su discurso en otra dirección: En Antena 3 mismo se preguntaban si era posible que la heroina volviera a ponerse de moda, y por si eso fuera poco, quisieron destacar que era una sustancia actualmente barata y abundante en relación a otras drogas. Solo les faltó colar un cebo con los primeros minutos de Trainspotting.

Es triste ver que el morbo gana terreno a la información en los medios de comunicación, aunque no sorprendente. Nadie da las noticias desnudas. Al partidismo que lleva a los presentadores, por ejemplo, a monopolizar el uso de la violencia en el lado de los asistentes a una manifestación y a obviar la propia violencia policial, se une también la batalla por las audiencias. Los telediarios ya no son telediarios, son otra cosa.

Dicho esto, solo me queda añadir una cosa después de tantas horas de entretenimiento en, por ejemplo, Boogie Nights, La última noche, Capote o Antes que el diablo sepa que has muerto.

Gracias y hasta siempre.

2 comentarios:

  1. ¿Alguna vez fue el periodismo algo serio, objetivo y carente de morbo? No estoy muy segura, aún así, buen post. :)

    ResponderEliminar